Nombre del autor:cienparatodos2022

Investigación local para desafiar una emergencia sanitaria mundial

Por Ronny Suárez
Introducción: en épocas de pandemia e incertidumbre el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCiencias) aportó luces a favor de la salud de los colombianos. Y si bien los retos de cara al futuro son grandes, ya hay bases para creer en la posibilidad de una independencia sanitaria y en ampliar el número de investigadores, proyectos y laboratorios.
En la página 183 del documento “Colombia, hacia una sociedad del conocimiento” en el que se consignaron las propuestas para el país en materia de ciencia e innovación, la Misión de Sabios dejó plasmada la palabra pandemia. Eran finales del 2019 y nada se sospechaba entonces del covid-19, ese patógeno que ha cobrado más de 6,3 millones de muertes en el planeta.
Los sabios usaron la palabra pandemia para denotar uno de los problemas potenciales de interés común -como los desastres climáticos, el calentamiento global, la disminución de la biodiversidad- que podrían ser abordados bajo una perspectiva de diplomacia científica. De modo que, la cooperación internacional, las colaboraciones bilaterales y multilaterales en ciencia, investigación, tecnología e innovación y, en suma, los contactos y relacionamientos entre académicos permitieron aportar soluciones.
Sin esperarlo, lo escrito por la Misión de Sabios terminaría siendo, al cabo de unos pocos meses, una empresa real que tuvieron que emprender redes de científicos en todo el mundo para descifrar un virus emergente.
Y es que desde el 2020 la ciencia, como pocas veces, pasó a ser protagonista de la agenda pública y la población del mundo entero aguarda expectante que aporte respuestas en momentos de tanta incertidumbre.
En Colombia, casualmente, los primeros pasos del MinCiencias cuya creación fue una de las recomendaciones más importantes de la Misión de Sabios coincidieron con el aterrizaje del covid-19. Por lo tanto, hablar de la gestión de esta cartera a favor de la salud de los colombianos es hablar necesariamente de cómo, a partir del conocimiento, la tecnología y la innovación, se pudieron salvar vidas.
Con una coyuntura tan afanosa, una de las primeras iniciativas del MinCiencias fue la Mincienciatón”. Se trató de toda una movilización nacional para generar soluciones rápidas a la pandemia del covid-19 y, en general, otras Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) que son de las principales causas de enfermedad de los colombianos. Producto de ello se lograron financiar 25 proyectos de investigación que redundaron en el apoyo a 18 hospitales, 6 secretarías de salud y 1 instituto de salud.
Más allá de las cifras gordas, en lo tangible, en lo palpable, la iniciativa de la Mincienciatón se tradujo en, primero, un bionanosensor portable, ultrasensitivo y de respuesta rápida para diagnosticar el Covid-19. Segundo, el diseño, manufactura y validación de una cámara/camilla despresurizada para el aislamiento de pacientes infectados y la protección del personal de salud. Y, tercero, el desarrollo a escala de una membrana de filtración basada en nanofibras para el manejo de infecciones respiratorias agudas. Esto solo por exponer tres ejemplos.
Para algunos expertos consultados este esfuerzo fue un paso hacia la política nacional de investigación para la salud descrita por la Misión de Sabios a finales del 2019. Con dicha política se podría aumentar el impacto de la ciencia en la salud “al involucrar a científicos, profesionales y población, en proyectos ambiciosos comunes”.
Por ese camino también transitó otra iniciativa del MinCiencias que procuró acelerar procesos de investigación en el contexto de la pandemia. Se trataba, ni más ni menos, que del fortalecimiento de 93 laboratorios de salud pública a nivel nacional gracias a más de 300.000 millones de pesos destinados a 57 proyectos de investigación.
Silvana Zapata destaca que esta iniciativa permitió robustecer la capacidad instalada de los laboratorios de diagnóstico que era tan necesaria por la coyuntura del covid-19. Ella recuerda que “La convocatoria del Ministerio favoreció a los equipos con inversión y se pudieron robustecer los laboratorios públicos, privados, especializados, departamentales y nacionales, así como las universidades”.
Del mismo modo, Zulma Cucunubá coincide en que el apoyo a los laboratorios regionales favoreció la capacidad tecnológica, incluso en zonas donde nunca antes habían existido. Sin embargo, manifiesta que es clave que se generen varios llamados o convocatorias rápidas para presentar proyectos durante situaciones como esta, pues “las preguntas de investigación en una situación de emergencia cambian rápidamente y con una convocatoria nica es insuficiente para ir respondiendo a las preguntas que van surgiendo”.
La Misión de Sabios construyó, en su libro de propuestas, el gran marco para el avance de la ciencia en el país, también planteó la necesidad de que Colombia avanzara en lograr “una soberanía sanitaria en tecnologías de la salud”, de modo que permitiera “controlar las amenazas a la salud derivadas de eventos externos que pueden afectar el suministro de productos esenciales para la salud y el gasto innecesario de recursos que podrían contribuir al bienestar”.
Estas aseveraciones de los sabios que adquieren carácter de vaticinio por lo visto en la pandemia con las vacunas, sin duda han hecho eco en el MinCiencias. A tal punto que el año pasado se firmó un memorando de entendimiento con la empresa privada Vaxthera para devolverle a Colombia la independencia de biológicos.
Jorge Emilio Osorio aseguró que:
Esta iniciativa busca que por medio de la investigación e innovación se avance en el desarrollo de nuevas vacunas y otras tecnologías en materia de salud, lo que le permitirá al país actuar de manera preventiva ante actuales o futuras emergencias sanitarias. Además, a través de esta cooperación se trabajarán cuatro frentes: investigación, formación de investigadores, infraestructura y transferencia de conocimiento. Esto es importante para fortalecer las capacidades en biotecnología, haciendo énfasis en vacunas y otras biológicos, que le permitirán a Colombia recuperar su independencia farmacéutica.
Osorio enfatiza en que este acuerdo es un hito para la ciencia colombiana. Esto si se tiene en cuenta que, a pesar del inmenso potencial en términos de aprovechamiento de la biodiversidad para la producción farmacéutica, hace más de 20 años no se hacían inversiones en plantas de producción. Y ahora se avanza en “recuperar la industria local para contribuir a la autonomía sanitaria permitiéndonos mayor resiliencia ante choques externos como una pandemia”.
Sin embargo, expone que para consolidar la autonomía sanitaria “es necesario aumentar la inversión en ciencia y tecnología y unir esfuerzos con el sector público con el fin de incrementar las capacidades y llegar a toda la población”.
Otro tema importante que vale la pena destacar dentro de los aportes de MinCiencias, es la participación de un investigador destacado del sector de la salud dentro del Consejo Científico Nacional (CCN). Este investigador orientará al gobierno desde sus investigaciones en los focos del conocimiento propuesto por la Misión de Sabios. Se trata de Carlos Álvarez, infectólogo y coordinador nacional de estudios Covid-19 para la Organización Mundial de la Salud (OMS). Álvarez explica que:
Los miembros representamos a su vez los ejes temáticos de la Misión de Sabios, y uno de ellos es el de las ciencias de la vida y la salud. Para el sector salud es importante que estemos acordes con las mismas políticas de ciencia y tecnología y propender para que haya una articulación y un desarrollo mancomunado con el Ministerio desde la parte clínica y social.
Muchos retos pendientes

Los avances de esta cartera naciente en poco más de dos años de recorrido dejan ver, por supuesto, muchos retos a favor de la salud de los colombianos. Uno de ellos, según la epidemióloga Silvana Zapata, es que las convocatorias de proyectos estén cada vez más enfocadas en acciones de salud pública para eventos emergentes.

En el mismo sentido, Zulma Cucunubá agrega que en escenarios de emergencias como el vivido con el Covid-19.

Es necesario apoyar no solamente investigación por convocatoria sino también investigación comisionada a centros de investigación con experiencia en el tema. Justamente para que estos grupos respondan preguntas clave que realmente el país requiera para orientar la respuesta en salud pública.

Además, la investigadora propone que “MinCiencias podría coordinar iniciativas internacionales de investigación en la región, en América Latina. Esto sería clave tanto en situaciones de emergencia como en la labor usual del Ministerio”.

Finalmente, para Enrique Forero hay un reto mayor que el MinCiencias no debe dejar de abordar a futuro:

“Buscar la forma de aprovechar la riqueza que hay en las instituciones colombianas. Hay suficientes laboratorios, universidades, centros de investigación y científicos y se necesita una coordinación para que los conocimientos sean colaborativos y participativos”

Diplomacia científica e internacionalización: la apuesta que fortalece la CTeI en Colombia y a Minciencias ante el mundo

Por Stefany Palacios De La Cruz

Luego de su paso por Colombia, la Misión Internacional de Sabios (MIS) 2019 reconoció el desarrollo de la Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI) en el país y su inserción en redes internacionales de conocimiento. Así, subrayó la vital importancia de continuar en la creación y fortalecimiento de las mismas, además de formalizar y aumentar la colaboración con los actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI).

Respecto a la internacionalización, la MIS recomendó seguir con el fortalecimiento de la cooperación internacional en CTeI para fomentar la transferencia de conocimiento, generar una mayor participación en redes internacionales, y afianzar el desarrollo tecnológico y de innovación.

Minciencias acogió dichas recomendaciones y las hizo parte de su plan estratégico de desarrollo. Como resultado se han generado acciones para fortalecer alianzas con actores estratégicos a nivel global, lo que ha derivado, a su vez, en lograr mayor presencia y posicionamiento del Minciencias en escenarios internacionales. Así mismo, se ha enfocado en aumentar la producción del conocimiento científico y tecnológico de alto impacto a través de la articulación de la misma con aliados estratégicos nacionales e internacionales. De este modo, promueve la circulación de conocimientos y prácticas innovadoras en un escenario global, y gestiona recursos técnicos y financieros de cooperación internacional en CTeI.

Este proceso, compuesto por un capacitado grupo de profesionales, tiene como una de sus principales metas la formulación y diseño de la política de internacionalización de la CTeI y diplomacia científica. Dicha política dictará los lineamientos, las prioridades, las herramientas y los instrumentos que direccionarán la acción y el relacionamiento internacional del país en materia de CTeI. Así como también acoger la diplomacia científica como una herramienta valiosa para fortalecer la gestión de la ciencia y la generación de conocimiento para el desarrollo económico y social de la nación colombiana.

La tarea ha sido ardua y los logros hasta la fecha, satisfactorios y destacados:

1. Formulación y diseño de la política pública de internacionalización de CTeI y diplomacia científica: a partir de junio del 2021 se inició el proceso de diseño. Se suscribió un convenio con la Universidad Externado de Colombia para garantizar la calidad científica que demandan los contenidos de toda política. También se realizó alianza con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) para aportes de la experiencia internacional. En agosto del 2022 se espera publicar el documento final de la política pública.

2. Estrategia nacional de diplomacia científica: el gobierno nacional, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, han suscrito una carta de intención que muy pronto se convertirá en un convenio interadministrativo de cooperación. En este se incluye un capítulo sobre diplomacia científica. Dicho convenio busca impactar las misiones de Colombia en el exterior por medio de mecanismos prácticos como son los nodos de diplomacia científica y los mecanismos de coordinación de política integral migratoria. Ahora, en lo relativo a la diáspora científica, busca lograr ampliar las alianzas de cooperación técnica internacional.

3. Visión de la estrategia: en 2030 Colombia será el país líder en Sudamérica en la implementación de una estrategia nacional de diplomacia científica. Lo que le permitirá contar con más de 15 países aliados para el desarrollo de colaboraciones científicas enmarcadas en los 8 focos prioritarios planteados por la MIS.
4. Fomento de la CTeI a través de nodos de diplomacia científica: los nodos de diplomacia científica representan una de las nuevas apuestas del ministerio para la internacionalización de la CTeI del país. Para tal fin, en el proceso de trabajo conjunto entre cancillería y Minciencias se busca establecer un programa piloto de nodos ubicados en algunas embajadas colombianas en países estratégicos (nodos priorizados). Un nodo de diplomacia científica es un área geográfica en la jurisdicción de una misión diplomática colombiana o zona de frontera. Allí convergen actores de la academia, empresa, estado y sociedad a través de actividades de CteI. Buscan dinamizar redes internacionales de cooperación científica, fortalecer las capacidades del país en CteI, promover mejores relaciones con otros países y acercar la ciencia a la toma de decisiones de política pública.
5. Convocatoria 928-2022. Estancias post-doctorales de diplomacia científica en el exterior para doctores colombianos: el pasado 6 de mayo del 2022 se abrió la convocatoria para estancias post-doctorales de diplomacia científica en el exterior para doctores colombianos. Lo cual ayudó a dar alcance a las acciones en conjunto con cancillería para fortalecer la diplomacia científica de Colombia a través del establecimiento de nodos. La fecha de publicación de los resultados definitivos será el 30 junio 2022 y se tienen dispuestos $ 2.892.000.000 para financiar las estancias. El 20 de junio de 2022 se publicó el banco de elegibles, el cual dio como resultado 13 propuestas aprobadas que contemplan un plan de trabajo a desarrollar por doctores colombianos durante 10 meses. Estas articularán esfuerzos con los diferentes actores del país nodal seleccionado.

En términos de diplomacia para la ciencia, se busca que las actividades desarrolladas por los doctores, pertenecientes a las entidades proponentes y beneficiarias de esta convocatoria, puedan incrementar las oportunidades de cooperación científica para la gestión de becas de formación de alto nivel, pasantías de investigación, construcción de redes de conocimiento, producción de artículos científicos con colaboración internacional, consecución de recursos para la cofinanciación de proyectos de investigación (grants), desarrollo tecnológico e innovación, entre otras prioridades del país.

6. Avance de metas frente al PAI y el PEI. Programas de movilidad de investigadores e innovadores y apoyo a proyectos de investigación: en el marco de esta iniciativa se han llevado a cabo convocatorias, bilaterales y multilaterales, mediante las cuales se busca generar un apoyo a las movilidades de investigadores para el fortalecimiento de proyectos de investigación entre Colombia y actores internacionales.

Estas convocatorias tienen su origen en instrumentos que han sido firmados en años anteriores y se han dispuesto en la actual vigencia un presupuesto de 2.400 millones de pesos colombianos. Dicho presupuesto para la apertura de convocatorias de cooperación internacional que financian propuestas de investigadores cuyo impacto trasciende fronteras y, por supuesto, articula el relacionamiento con actores del sistema de CTeI a nivel internacional.

7. Presencia en escenarios internacionales para la generación de alianzas o redes de cooperación científica o fortalecimiento de la CTeI del país: desde mediados del 2021 y en lo que va del año 2022, el ministerio ha llevado a cabo diversas agendas de cooperación internacional en países ubicados en diferentes continentes. Como resultado de las negociaciones se han firmado los siguientes instrumentos de cooperación para la creación de alianzas y redes de cooperación que propendan por la generación de conocimiento para todos:

– Firma de memorando de entendimiento con Cambridge University, Europa. 5 de enero 2022
– Firma de memorando de entendimiento con VAXTHERA, EEUU. 27 de enero de 2022.
– Firma de memorando de entendimiento con la Universidad Tecnológica de Uruguay UTEC. 14 de febrero 2022
– Firma de memorando de entendimiento con el Ministerio de Educación y Cultura de Argentina, MEC. 16 de febrero 2022
– Carta de intención con el Ministerio de Educación y Cultura de la República Oriental del Uruguay. 16 de febrero 2022
– Firma de memorando de entendimiento con Francis Crick Institute, Reino Unido. 9 de marzo 2022
– Firma Memorando de entendimiento suscrito con el Banco Centro Americano de Integración Económica – BCIE. 18 de marzo 2022
– Firma de memorando de entendimiento con Centro Médico de la Universidad Erasmo de Roterdam, Países Bajos. 28 abril 2022
– Firma de memorando de entendimiento con el Instituto global para la salud de la universidad de WISCONSIN-MADISON, EEUU. 13 de mayo 2022
– Firma acuerdo de Adhesión de Colombia al Programa ARTEMIS de la NASA -Acto protocolario presencial. 11 de mayo 2022
– Firma carta de Intención Universidad CEU San Pablo, España. 20 de mayo 2022 Instituto Obreal-Global. 19 de mayo 2022
Los avances se ven y vamos en el camino correcto. Estamos liderando y coordinando acciones y estrategias para la conformación y consolidación de alianzas y redes entre la universidad, la empresa, el estado y la sociedad. Estas favorecen la cultura, la apropiación social del conocimiento y la internacionalización de la CTeI en el país.

Beneficios tributarios para fomentar la innovación empresarial

Por Julián Ferro Arellana
Invertir en ciencia garantiza beneficios tributarios, pero sobre todo llevará a Colombia a transformar su modelo económico para que la sociedad se desarrolle alrededor del conocimiento.

Los beneficios Tributarios por Ciencia, Tecnología e Innovación buscan incentivar la inversión privada en actividades en la materia, por medio del desarrollo de proyectos ejecutados por las empresas en alianza con actores reconocidos por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación otorgando a los inversores y/o ejecutores, deducciones y descuentos tributarios para promover su competitividad y solucionar problemáticas a través de la investigación, el desarrollo y la innovación de alto impacto en el país

En este contexto, el pasado 28 de junio de 2022 el Consejo Nacional de Beneficios Tributarios en cabeza de su presidente el Ministro Tito José Crissien aprobó 80 proyectos con un cupo de $202.743.431.326 presentados en el primer corte de la convocatoria 913 de 2022; así las cosas, en el cuatrienio del gobierno llegamos a aprobar 5.1 billones superando incluso la meta del cuatrienio en el Plan Nacional de Desarrollo ($4.8 billones). Lo que ha permitido beneficiar 578 empresas en este periodo (323 grandes, 159 medianas, 71 pequeñas y 25 microempresas).

La política de beneficios tributarios en ciencia, tecnología e innovación fue creada en Colombia en 1992 y ha tenido diversos ajustes en los esquemas e instrumentos diseñados para tal fin. En este orden de ideas Gobierno Nacional creó el Consejo Nacional de Beneficios Tributarios, el cual se encuentra integrado por el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, quién lo preside, el Ministro de Hacienda y Crédito Público o el Director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales –DIAN – o su delegado , el Ministro de Comercio, Industria y Turismo o su delegado, el Ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones o su delegado, el director del Departamento Nacional de Planeación o su delegado, y dos expertos en Ciencia, Tecnología e Innovación.

Como parte de la agenda para seguir impulsando estos instrumentos en el año 2020, se crearon los beneficios de crédito fiscal por inversiones en CTeI para las Micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), vinculación de capital humano de alto nivel a las empresas y deducción y descuento por Donación, lo que no ha permitido apoyar 123 Mipymes por un monto de $333.648.274.704, 11 doctores de 7 empresas por un monto de beneficios tributario de $1.986.060.558.

Actualmente, estos son los cinco tipos de beneficios tributarios vigentes en Colombia, que promueven a las empresas realicen inversión en proyectos de ciencia, tecnología e innovación (CTeI) y que oferta Minciencias:

1. El primero les ofrece a las empresas obtener un descuento tributario en el cual se estipula que todos los proyectos que se realicen en estas áreas serán deducibles en el periodo gravable y se podrá descontar el 25% del valor invertido en el impuesto de renta, siempre y cuando el monto no supere el 25% de la tarifa por pagar. Este beneficio también cobija a micro, pequeñas y medianas empresas, que pueden acceder a un crédito fiscal por el 50% del dinero destinado a estas iniciativas.

2. A esto se suman los beneficios tributarios por vinculación de capital humano de alto nivel en las compañías, accediendo a un descuento de las obligaciones tributarias del 25% de la remuneración salarial del profesional con doctorado.

3. La exención de IVA por importación de equipos y elementos para el desarrollo de estos proyectos que busca fortalecer la infraestructura para la investigación en instituciones de educación y centros de investigación y desarrollo tecnológico reconocidos.

4. Los Ingresos No Constitutivos de Renta o Ganancia Ocasional, que impactan a los empleados vinculados a estas iniciativas en su declaración de renta y fomentan la participación de este personal en estos proyectos de ciencia, tecnología e innovación.

5. Los beneficios tributarios por donación al Fondo Nacional de Financiamiento para la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, Fondo Francisco José de Caldas, darán derecho al donante, para deducir el valor del monto donado y acceder de igual manera, al descuento tributario del 25% del valor donado, siempre y cuando se cumplan con los procesos y procedimientos para tal finalidad.

Entre los tipos de alivios otorgados por Minciencias, el más usado es el beneficio tributario por inversión. Para el año 2021, se otorgó un cupo total de 1.9 billones de pesos y para el año 2022 la meta es de 2.1 billones de pesos.

Casos de éxito.

Empresa: Procaps S.A

Nombre del Proyecto: Desarrollo de un grupo de medicamentos prototipos novedosos y diferenciados dentro del portafolio de Procaps S.A. en Colombia, El Salvador y Perú Valor del Proyecto: $ 23.581.845.830.

Principales resultados: Fueron desarrollados 11 medicamentos prototipos para el mercado de Colombia, distribuidos de la siguiente forma: 2 prototipos para indicaciones oftálmicas: 2 prototipos para indicaciones anticonceptivas y hormonales. 4 prototipos para indicaciones analgésicas y antiinflamatorias. 3 prototipos en el segmento de multivitamínicos: Multivitamínico para los pacientes en condición de diabetes.

-Fueron desarrollados 5 medicamentos prototipos para el mercado de Perú, distribuidos de la siguiente forma: 3 prototipos de formulaciones pediátricas: en jalea y gotas. prototipo de formulación antigripal. 1 prototipo de formulación cardiovascular.

Empresa: Servicios de salud IPS Suramericana s.a.

Nombre del Proyecto: Desarrollo de un modelo de atención domiciliaria con automonitoreo para pacientes con infección por el sars-cov-2 (Covid-19) que articula componentes educativos, de autogestión, acompañamiento médico y uso de dispositivos médicos como tratamiento para pacientes positivos, con el fin de reducir la mortalidad y las estancias hospitalarias. Valor del Proyecto $1 2.331.906.685.

Principales resultados: Se realizó un análisis de referentes internacionales sobre el manejo del Covid-19, de este se identificaron experiencias exitosas, buenas prácticas y a partir de ahí se toman bases conceptuales para el desarrollo del Modelo.

El modelo de atención domiciliaria ofrecido permitió la atención integral de pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19, con variaciones según el recurso disponible en la ubicación del paciente.

Las innovaciones generadas en la gestión empresarial -Guía para terapia respiratoria en pacientes Covid- 19 incluidas en el modelo. Guías de práctica clínica – Guía para terapia respiratoria en pacientes Covid- 19 incluidas en el modelo.

El servicio de atención domiciliaria permitió la atención integral de pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19, con variaciones según el recurso disponible en la ubicación del paciente.

De acuerdo a las condiciones generadas en la pandemia, el desarrollo del Modelo implicó la validación de éste de manera inmediata con el fin de mitigar los impactos que podría generar el colapso de las instituciones de salud, específicamente las salas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el país, el modelo se validó con 79.000 pacientes de SURA, superando el planteamiento en la propuesta presentada que fueron 25.939 pacientes de los negocios de la entidad.

Los aportes del Sistema General de Regalías para la ciencia en todas las regiones del país

Por Andrés Calderón Guzmán

Las regalías son el pago que hacen las compañías petroleras y mineras al Estado colombiano por explotar yacimientos de un recurso natural no renovable (Contraloría General de la República, 2019). De acuerdo con esta definición, se deduce, de un lado, que el Estado no recibe de manera sostenida en el tiempo estos pagos, ya que el recurso natural explotado no se renueva y sus ingresos están determinados por el vaivén de la oferta y la demanda; y, del otro lado, que el Estado es, en cierta medida, dependiente de las regalías para incentivar la ejecución de las políticas sociales en las diferentes regiones del país.

¿Cómo hacer que los recursos provenientes de los hidrocarburos y minerales se inviertan bien y que, además, impacten el desarrollo económico y social?

Esta doble característica ha llevado a que, de forma permanente, se piense cómo hacer que los recursos provenientes de los hidrocarburos y minerales se inviertan bien y que, además, impacten el desarrollo económico y social. Teniendo en cuenta lo anterior, ¿cómo generar valor agregado desde las regalías para el SNCTeI?, ¿cómo se pueden alcanzar desde el MinCiencias los objetivos propuestos en la reforma constitucional en materia de ciencia, tecnología e innovación para el país? y ¿cómo se pueden beneficiar de la focalización de este recurso las regiones del país? Para analizar estas reflexiones en orden nos debemos ubicar en el año 2010.

Las rentas por exportaciones de bienes primarios –bienes primarios agrícolas o hidrocarburos y minerales– se convirtieron para el país en el gran meollo para las necesidades sociales y tecnológicas del país. A su vez, antes de 2011, las regalías se dividían en dos conceptos: de una parte, se tenían las asignaciones directas –el 80 % del total recaudado– que estaban asignadas a las entidades territoriales productoras de hidrocarburos o minerales; y el segundo, las indirectas que estaban asignadas al Fondo Nacional de Regalías y financiaban proyectos regionales. Entre 1995 y 2009 se asignaron a las entidades territoriales $32.7 billones de regalías directas.

En su primer mandato, Juan Manuel Santos (2010-2014) reestructuró el sector hidrocarburífero y de los recursos minerales de propiedad del Estado. Dado que, como Restrepo y Kalmanovitz sustentan que los recursos naturales promueven un verdadero desarrollo cuando se acompañan de políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTeI).

Dichas políticas si no se incorporaban en el modelo extractivista que el país usaba desde inicios del siglo XX. En el 2011 se crearon los Órganos Colegiados de administración de Decisión (OCAD) con presencia de actores en los tres vértices para decidir sobre los proyectos de CTeI.

Con estos recursos se apostó por el desarrollo de capacidades en CTeI5 en el campo minero-energético. De este modo, se lograron incrementos en capacidades científicas mediante un vuelco a la estrategia de desarrollo que hasta ese momento se asumió. Tal como lo advierte Centeno: “ver el cambio tecnológico y la innovación como vehículos para transformar distintas esferas de la sociedad”.

El cambio al SGR –sistema porque cobija a todos los actores que participan de regalías  y llega a todas las entidades territoriales– preveía un mayor recaudo que el estado iba a percibir en los próximos 10 años por concepto de hidrocarburos y minerales. Así como la necesidad de aumentar el capital humano del país a mediano plazo8 Como se puede apreciar en el gráfico 1, Colombia en comparación con la región, en el periodo 2009-2011, presentó su mayor crecimiento desde 1960, esto debido al incremento en las regalías.

De esta manera, la historia del SGR en el sector de CTeI se puede dividir en tres grandes eventos: el primero, el cambio legislativo ocurrido en 2011 (Legislativo, 2011), donde se da una asignación para la CTeI del país; el segundo y más significativo, fue el traslado de los recursos destinados para CTeI a otros fondos de inversión en 2017, adicionalmente se da un cambio en el proceso de financiación de los proyectos que se presentan para ser apoyados con dichos recursos (Legislativo, 2017); y, el tercero, en 2020, con una nueva modificación al SGR (Legislativo, 2019).

En 2019 se dio un cambio exponencial a través de la entrada en operación de las convocatorias públicas, abiertas y competitivas. También trajo consigo cambios que determinarían a futuro el rumbo de la CTeI en el país. La convocatoria a la Misión Internacional de Sabios abrió el camino hacia un nuevo cauce del conocimiento en el país.

En especial se ha contribuido con los recursos del SGR a la meta país de inversión en Actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación (ACTI) en un 5% (2019-2022), en la meta de aprobaciones por SGR en un 100 % ($3.4 billones), y entre mayo 2021 y junio 2022 se han logrado aprobar proyectos por un valor de $1.4 billones. Además, se han venido incrementando las aprobaciones en las líneas ACTI, que en el 2020 para la línea de investigación para el conocimiento se ha aprobado un recurso histórico (ver gráfico 3).

Desde la entrada del SGR en el 2012 se han asignado $8.3 billones, de los cuales se han aprobado un poco más de $ 6.2 billones. En el gobierno actual (2018-2022) se deja una huella histórica en aprobaciones y acciones, ejemplo de ello es el periodo en el cual se han otorgado más créditos condonables para estudios de alto nivel. En este éxito los recursos del SGR tienen mucho protagonismo

Para finalizar, veamos los efectos que ha tenido el SGR en el desarrollo del país. Se presentan dos ejemplos, en ellos se observa cómo con la innovación se pueden tejer redes de colaboración en un centro que busque el fortalecimiento de capacidades y cómo con investigación aplicada se pueden generar prototipos que mejoren la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes del país.

El primero es la implementación y creación de un centro de innovación y desarrollo o Parque Tecnológico Manizales, Villamaría. Este es un proyecto ejecutado por el departamento de Caldas y con una inversión cercana a $26.886 millones que beneficia a más de 71 mil personas. Este centro atenderá actividades como: asistencia técnica y consultorías, capacitación, vigilancia tecnológica y comercial y servicios tecnológicos (ver imagen 1).

El segundo caso se encuentra en el departamento de Atlántico a través de la Clínica Oftalmológica del Caribe S.A.S. y en alianza con la Universidad Simón Bolívar. En 2020 se presentó esta iniciativa para el desarrollo de una tecnología portátil para capturar imágenes de la retina, muy útil para diagnosticar retinopatía en prematuros. Se desarrolló un equipo denominado Valoración de Retina por Telemedicina (VART), el cual con un valor de $2.300 millones se encuentra en su última etapa previo a la implementación.

Como se puede apreciar, el SGR en Colombia se ha convertido en un apoyo importante para la concepción de la generación del conocimiento. Estos cambios reales vienen operando con fuerza desde su entrada al sistema en el 2011. A pesar de los tres grandes cambios surgidos desde 2011, se puede ver con optimismo que la asignación de CTeI está contribuyendo a la agenda nacional e internacional en esta misma materia.

SGR en Colombia se ha convertido en un apoyo importante para la concepción de la generación del conocimiento.

El reto central para el SNCTeI es focalizar los recursos del SGR a través de proyectos que contemplen un impacto regional y nacional. Las aprobaciones que se realicen a través del SGR deben tener un seguimiento por parte del SNCTeI a través de la divulgación y apropiación de los resultados esperados con estas inversiones.

Durante el período 2012-2022 las regalías han mostrado una atención especial en los programas de seguimiento y evaluación. Ejemplo de ello es Fedesarrollo que en el 2014 realizó una evaluación de impacto como una línea base para el levantamiento de indicadores, allí señaló como un reto la reestructuración de la MGA para los proyectos de inversión. Reto que aún está a la orden del día para el SNCTeI.

Por su parte, el Departamento Nacional de Planeación durante el 2020 y 2021 realizó una evaluación del SGR en CTeI que abordó un periodo de seis años (2012-2018). Allí señaló que uno de los retos más importantes es el cambio en la metodología de presentación de proyectos y el fortalecimiento de capacidades territoriales para una mejor planeación de la inversión. Retos que, al día de hoy, siguen en la mesa de trabajo.

El ingenio colombiano, recurso fundamental para patentar ideas y crear nuevos productos

Por
Mara Brugés Polo

En los últimos cuatro años, el sector de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) -que ahora se encuentra bajo el liderazgo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCiencias)- logró pasar de la teoría científica al desarrollo tecnológico implementando estrategias que identifican potenciales patentes, capacitan a los ciudadanos en el proceso de obtención y aúnan esfuerzos con entidades nacionales y regionales para consolidar una economía del conocimiento que acerque la ciencia al servicio del país.

¿Ha pensado en la posibilidad de que exista una alternativa para que no se roben las tapas de alcantarilla? ¡Probablemente sí!, cuántas veces no hemos visto el hueco en la calle, pero ¿cómo diseñar esta alternativa y ponerla en el mercado sin que otro la copie?

Ese es precisamente el apoyo que, desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCiencias), le dieron al inventor de TAGA, el Sistema de Seguridad Antirrobo para Tapas de Alcantarilla, quien logró una patente de invención por crear una solución tecnológica.

Diseñada para estructuras con cavidad o en forma de hueco que requieren ser tapadas de forma segura y destapadas con facilidad. El sistema TAGA permite dar solución al robo, vulnerabilidad, rebose y hundimiento de tapas de alcantarillas, pozos y cámaras de inspección, al integrar eficientemente una llave de seguridad, eje giratorio y seguros internos (pasadores) y un cargue especial que la convierten en una tecnología innovadora.

Apoyos como el de TAGA, hacen parte de toda una estrategia pensada por el Gobierno nacional para fortalecer el conocimiento científico del país mediante el apoyo a tres sectores de la población: inventores colombianos para que patenten sus ideas; investigadores para que protejan resultados de investigación que se conviertan en las nuevas tecnologías de la cuarta revolución industrial y, por último, aquellos ciudadanos y actores del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTI) que tengan un producto susceptible de ser patentado.

La idea es sacarle provecho al ingenio colombiano y generar beneficios, tanto para el inventor, como para el sector económico del país. ¿Cómo funciona? Al inventor o al titular de la patente el Estado le entrega un estímulo económico y el privilegio de ser el único que durante 20 años pueda explotar la invención; posteriormente, tendrá que compartir el conocimiento para que otros puedan reproducir el invento.

En el caso del sector económico, las patentes jalonan la economía al propiciar que, desde el sector productivo, aumente la comercialización, el desarrollo tecnológico y la innovación, aspectos importantes que impactan directamente en el crecimiento y la calidad de vida de una nación. Esto no es un hecho menor si se tiene en cuenta que los países con más patentes son aquellos que basan su economía en el conocimiento científico, como China, Estados Unidos, Japón y Alemania, según un informe de la OBS Business School.

En contraste, en Colombia–que ocupa el cuarto lugar en solicitud de patentes en Latinoamérica según el informe citado-solo un 4 % de la producción científica nacional registrada en 2019 en la plataforma SCIENTI representaba patentes de invención, modelos de utilidad o productos de desarrollo tecnológico e innovación, como lo destaca el Documento CONPES 4069.

Esta situación sin duda está cambiando. Entre 2019 y 2021 MinCiencias radicó ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) más de 250 solicitudes de patentes y en 2021 designó $5.529.380.000 para apoyar la solicitud de más de 448 nuevas patentes. Este año, en palabras del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Tito José Crissien Borrero, “el aporte ha sido de $8.000 millones para respaldar más de 550 solicitudes de patentes a nivel nacional e internacional mediante el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT)”.

La meta nacional fijada desde el Ministerio “es logra 2.100 patentes en el cuatrienio 2018-2022 con una inversión superior a $13.000 millones que respaldan los procesos de identificación, postulación, registro y protección de patentes”, explicó el ministro Crissien.

Estrategias que le han ‘sacado el jugo’ a la identificación de patentes

Así como la ciencia implica un trabajo colaborativo entre pares de distintas áreas del conocimiento, la gestión científica que realiza MinCiencias también requiere un trabajo en alianza con otras entidades estatales y privadas que tiendan puentes entre la ciencia y la sociedad.

En ese sentido y, con el propósito de articular el trabajo entorno a la detección, alistamiento, explotación, comercialización y transferencia de patentes, el Ministerio puso en marcha su Estrategia Nacional para la Protección de Invenciones que busca identificar proyectos con potencial de protección realizados por instituciones de educación superior, centros de desarrollo tecnológico, centros de investigación, empresas e inventores independientes ubicados en diferentes regiones del país. Se suman a estos esfuerzos la Brigada de patentes y Fondos regionales de patentes, que complementan la identificación de activos intangibles en los departamentos.

Una de las iniciativas que quizá cuenta con mayor visibilidad es Sácale jugo a tu patente, convocatoria que busca “apoyar la gestión de la propiedad intelectual de invenciones con potencial de transferencia, mediante el alistamiento de tecnologías y la gestión comercial de las mismas, para posteriormente apoyar el proceso de transferencia”.

Esta iniciativa ya completó tres versiones y en este momento se reciben propuestas para la cuarta versión, la cual cerrará el próximo 30 de junio del año en curso. En los dos últimos años, las cifras logradas hablan por sí mismas: 436 invenciones evaluadas, 150 invenciones con hoja de ruta inicial para comercialización, 277 personas capacitadas en transferencia tecnológica, 55 invenciones acompañadas en alistamiento y gestión comercial, y 12 Acuerdos de Transferencia firmados.

Son varios los testimonios que avalan la labor cumplida por el Ministerio, entre ellos el de Francisco Millán, gerente general de Millán Biomedic SAS, quien, durante la realización de los Bootcamp de desarrollo de patentes, afirmó: “Es muy importante reconocer el trabajo que está haciendo el Ministerio de Ciencia con estas convocatorias… nos ayudan a estructurar y redactar las patentes que hemos venido promoviendo en nuestras diferentes áreas y campos de trabajo”.

Y el crédito de la labor es compartido, en esta ocasión, con la SIC y la Red Nacional de Transferencia Tecnológica (JOINN), operador de Sácale jugo a tu patente, mediante sus oficinas regionales de transferencia en Barranquilla, Bogotá, Cali, Bucaramanga y Medellín.

Con estos mismos aliados y la Corporación Tecnnova UEE el Ministerio también adelantó dos etapas de la convocatoria Crearlo no es suficiente para proteger innovaciones, productos y procesos. Actualmente, se está culminando el proceso de cierre de la tercera etapa que incluye, entre sus novedades, el apoyo para patentes internacionales.

Hasta la fecha, este programa ha radicado 697 patentes de ciudadanos naturales, jurídicos y actores del Sistema Nacional de CTI con una inversión superior a los $11.000 millones.

La sociedad, la gran beneficiada

Las patentes no solo aportan recursos económicos al país, también tienen un propósito social y cumplen con la premisa de acercar la ciencia a la sociedad mediante el aporte de soluciones. Este es uno de los grandes saltos que MinCiencias logra en este cuatrienio al propiciar el paso de la teoría científica, que resulta de las ciencias básicas, a las fases prácticas que implican las ciencias aplicadas.

Los mayores ganadores son los ciudadanos colombianos que podrán beneficiarse de las patentes hasta ahora logradas con estas tecnologías, para la muestra un botón:

Si usted conduce podrá contar con la ayuda del Ojo de Dios, un dispositivo que funciona con panel solar y disminuye el riesgo de incidencia de siniestros viales al emitir alertas tempranas. Emplea Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) e inteligencia artificial para la captura, procesamiento y transmisión de información en tiempo real.

Al someterse a un procedimiento médico, ahora con SMARTTIVA, el sistema de monitoreo y suministro personalizado de anestesia, recibirá una sedación más segura y efectiva, que previene complicaciones y síntomas postquirúrgicos, facilitando el trabajo del especialista. Esta tecnología no emite gases efecto invernadero y no requiere sistemas de captura de gases de desecho. De este modo, evita la contaminación en el lugar de trabajo y en el ambiente.

La población en condición de vulnerabilidad nutricional y las personas que buscan dietas más saludables (Fitness) tendrán la opción de consumir dulces elaborados a partir de la extracción de proteínas de origen animal (res, cerdo, pescado o pollo), proporcionando un mayor valor nutricional y calórico al mismo tiempo que se atiende una necesidad relacionada con la desnutrición. Entre sus beneficios se destaca también la reducción en la ingesta de pasabocas altos en azúcares.

Cabe recordar que las patentes hacen parte de un paquete tecnológico que se relaciona con su nivel de madurez tecnológica (TRL por sus siglas en inglés – Technology Readiness Levels) y, dependiendo de ello, serán clasificadas en una escala de 1-9 compuesta por diferentes etapas: investigación básica, investigación aplicada, desarrollo tecnológico e innovación. Por ejemplo, Ojo de Dios se registró con un TRL-8 que indica que se encuentra en la etapa de innovación y TAGA con un TRL-4, significa que está en la etapa de investigación aplicada.

Entre los principales logros del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, en el periodo comprendido entre 2019-2022, no pasa desapercibida la articulación que hay entre las diferentes políticas y las estrategias emprendidas.

Para citar un ejemplo, la publicación de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2022-2031 en el Documento CONPES 4069 de 2021, hace un llamado específico para que Colombia aumente la demanda de conocimiento científico y cree incentivos que favorezcan el desarrollo de nuevas tecnologías. Esto lo empieza a gestar el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación mediante la financiación de patentes y las capacitaciones para que haya una verdadera transferencia del conocimiento.

Indica el CONPES que “Colombia ocupa el puesto 72 entre 141 países en el número de patentes con coinventores ubicados en el extranjero”y llama la atención para que se pongan en práctica los Principios y Enfoques de la Política de CTI planteada. Hilando más fino, se podría entrever que la aplicación del Principio de Excelencia no está de más en las iniciativas que propenden por la propiedad intelectual. Entre ellas, las patentes que exigen claros procesos para ser aceptadas.

Sobre la importancia que tiene la transferencia tecnológica y la gestión de la propiedad intelectual para cumplir con los lineamientos de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Consejo Nacional de Política Económica y Social destaca la necesidad de fortalecer aún más las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación para que puedan aportar en la construcción de capacidades de prospectiva tecnológica, algo que todavía tiene mucho campo de acción en departamentos donde todavía no hay una iniciativa concreta. Sin embargo, en otros departamentos el tema está más definido e incluso existen acercamientos y trabajos conjuntos con el Ministerio.

Se espera que nuevas acciones sobre propiedad intelectual surjan a partir de este año con la entrada en vigencia de los lineamientos de Ciencia Abierta que definió Colciencias en 2018. El objetivo es generar condiciones habilitantes para desarrollar una cultura científica que contemple el conocimiento como un bien público, teniendo en cuenta el régimen de propiedad intelectual del país y los principios de la ciencia abierta.

Esta nueva visión podría representar una mayor visibilidad de la Estrategia Nacional para la Protección de Invenciones, que hasta el momento se destaca por incluir en sus iniciativas de financiación a todos los ciudadanos que cuenten con ideas, procesos e innovaciones susceptibles de ser patentadas.

Minciencias ha promovido el apoyo a la protección de invenciones vía patente.

El apoyo ha sido para la protección nacional como internacional de invenciones, esta última a través del Tratado de Cooperación en materia de Patentes – PCT.

Algunas cifras importantes

a) Objetivo: apoyar a la presentación de solicitudes de patentes ante la oficina nacional (Superintendencia de Industria y Comercio):

  • Recursos aportados por el Ministerio: $20.176.760.521 Apoyo nacional
  • Meta Nacional PND Cuatrienio: 2100 solicitudes de patentes presentadas por residentes ante oficina nacional.
  • Radicadas ante la SIC: 2462 (a corte 31 de mayo de 2022)
  • Aporte Ministerio a la meta nacional*: 1055 (a corte 31 de mayo de 2022)

b) Objetivo: fomentar la explotación de la Propiedad Intelectual a través de iniciativas que permitan su gestión de manera integral

Resultados del programa Sácale jugo a tu patente

  • No. de tecnologías apoyadas: 225
  • No. de tecnologías alistadas y gestionadas comercilmente: 85
  • No. de tecnologías transferidas: 30
  • No. de personas capacitadas en materia de transferencia de tecnología: más de 277

Recursos aportados por el Ministerio para el cumplimiento del objetivo mencionado para el cuatrienio son: $6.616.811.942.

Formación y vocaciones científicas para cultivar el amor por la ciencia en los colombianos

Por
Clara Beatriz Ocampo Durán

 

Incentivar la ciencia como proyecto de vida de los colombiano

La Dirección de Vocaciones y Formación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación–Minciencias busca incentivar la ciencia como proyecto de vida de los colombianos. Para esto el ministerio implementa programas que fomentan las vocaciones científicas en niños, niñas, adolescentes y jóvenes. De modo que aprendan sobre la investigación a través de la metodología del “aprender haciendo”. Ahora, para los estudiantes que deseen seguir la ciencia como proyecto de vida, se cuenta con el Programa de formación de alto nivel con convocatorias para financiar los estudios de maestrías y doctorados a través de créditos educativos hasta 100 % condonables. La dirección tuvo un desempeño exitoso del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2018-2022 “Pacto por Colombia, pacto por la equidad” durante el período del presidente Iván Duque superando todas las metas programadas.

En el programa Ondas, que lleva más de 21 años en el país, los niños de colegios se unen en grupos para realizar proyectos de investigación acompañados por un maestro. Luego, son seleccionados y financiados por una entidad coordinadora departamental. Los niños identifican problemas o preguntas relacionados con su entorno y con el acompañamiento de su maestro y asesores externos expertos en investigación posteriormente, van aplicando el método científico y resolviendo sus preguntas. Los proyectos que realizan los estudiantes son muy diversos, hay preguntas desde el área de ciencias sociales como convivencia ciudadana, historia de nuestras poblaciones, disminución de la violencia escolar; así como también preguntas de ciencia básica relacionadas con biodiversidad, economía circular2, robótica, energías renovables entre otros.

Durante el gobierno del presidente Duque, el programa Ondas ha hecho presencia en 27 de los 32 departamentos de Colombia como una apuesta por la descentralización de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación que se consolida en el trabajo mancomunado con los territorios, universidades locales y actores reconocidos del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTEI). Con una inversión de 3.800 millones del Presupuesto General de la Nación y de 32 mil millones de pesos del Sistema General de Regalías llegamos, en el cuatrienio, a 106.558 niños, niñas y adolescentes que desarrollaron proyectos de investigación dentro instituciones educativas en los departamentos que implementan el programa Ondas

Asimismo, el programa Ondas ha certificado a 34.276 beneficiarios que desarrollaron proyectos de investigación en un periodo continuo de 2 años. Los estudiantes, a su vez, han tenido la oportunidad de participar en 6 encuentros regionales Ondas, 3 nacionales y 20 eventos internacionales. Uno de los encuentros con mayor impacto fue el “Campus 48 Puerto Colombia 2022”, un espacio que tuvo como propósito presentar al país los resultados de la política de fomento de las vocaciones científicas en niños, niñas, adolescentes y jóvenes colombianos en el periodo 2018-2022. Allí, niños, niñas, adolescentes y jóvenes de 16 departamentos del país interactuaron y trabajaron en equipo, resolviendo retos de Puerto Colombia en el marco de los 8 focos de la Misión Internacional de Sabios. Fue un evento extraordinario y el análisis y propuestas de los estudiantes fueron novedosas para avanzar en la mejora de sus municipios.

El otro programa de gran importancia en Minciencias es Jóvenes Investigadores Innovadores (JII), el cual cuenta con 26 años de implementación en el país. El programa está dirigido a estudiantes de últimos semestres de pregrado y recién graduados que están interesados en seguir su formación de alto nivel. Los estudiantes, junto con un tutor del grupo de investigación que los acoge, identifican un proyecto que ellos desarrollarán durante el año de pasantía. Al final, los estudiantes deben presentar los resultados de la investigación en un artículo científico y productos de apropiación social del conocimiento. Esta oportunidad permite que los estudiantes identifiquen el área en que desean investigar y proyectar su formación de alto nivel. Además, en este programa tuvimos resultados muy exitosos y respondimos a la reactivación económica del país. Se superaron los efectos de la pandemia a nivel laboral y se dio la posibilidad a los jóvenes del país de obtener su primer empleo en Ciencia, Tecnología e Innovación (CTEI).

Ahora, la meta que se había establecido en el Plan Nacional de Desarrollo fue de 2.440 beneficiarios. Sin embargo, para el cierre del cuatrienio (agosto de 2022) reportamos 5.325 jóvenes, y esperamos cerrar el 2022 con aproximadamente 6.000 jóvenes beneficiados. Esto como parte de las estrategias que el ministerio junto con aliados como el SENA, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Ecopetrol, OEI, Pfizer, Partners of the America y el Sistema General de Regalías permitieron para ampliar la meta.

 

Quisimos incentivar a las mujeres para su participación en la ciencia con el programa +Mujer +Ciencia +Equidad

Por otro lado, a través de JII, quisimos incentivar a las mujeres para su participación en la ciencia con el programa +Mujer +Ciencia +Equidad. Este programa se desarrolló, en su primera fase, de manera virtual para propiciar la formación de más de 2.500 mujeres jóvenes en fortalecimiento de conocimientos básicos en áreas STEM. Y, en la segunda fase, financiará más de 500 pasantías de las jóvenes seleccionadas en empresas nacionales y  10 internacionales para que tengan una experiencia laboral en CTel. Este ha sido un programa maravilloso donde nuestras mujeres han dado un gran ejemplo de los logros que ellas pueden alcanzar.

Con respecto al programa de formación de alto nivel podemos compartirles que hemos financiado 6.302 becas crédito de maestría y 4.086 becas crédito de doctorado. Dichas becas han sido en todas las áreas del conocimiento en este cuatrienio, tanto en el exterior como en a nivel nacional. Lo que supera la meta de 3.680 doctores que fue propuesta en el PND 2018-2022.

Hemos financiado 6.302 becas crédito de maestría y 4.086 becas crédito de doctorado

En programas para el exterior hemos respondido al CONPES 39813. Allí se han beneficiado más de 770 profesionales colombianos para financiar sus estudios de doctorado en las mejores universidades internacionales, lo cual ha sido a través de créditos educativos hasta 100 % condonables. Esto a través de convocatorias desarrolladas junto con aliados como la Comisión Fulbright Colombia y la Fundación para el Futuro de Colombia (COLFUTURO). Allí ha habido una inversión de 308 mil millones de pesos del Presupuesto General de la Nación. A su vez, hemos respondido al CONPES 38624 donde el gobierno nacional ha invertido más de 240 mil millones de pesos a través del programa crédito beca de Colfuturo y, de este modo, apoyar la financiación de 4.713 profesionales a nivel de maestría y 704 doctores en el exterior.

En formación de doctores a nivel nacional hay dos iniciativas que se han destacado y que han contribuido al desarrollo regional, al fortalecimiento de las capacidades propias en CTeI y al cumplimiento de metas locales. La primera, es el Programa de Créditos-Beca de Excelencia Doctoral del Bicentenario financiada con 250 mil millones de pesos provenientes del Sistema General de Regalías, a través del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (FCTeI). Con esta iniciativa apoyamos la formación de profesionales colombianos a nivel de doctorado para la generación y transferencia de conocimiento científico de alto impacto. También respondimos a la coyuntura que atravesó el país en materia social con énfasis en el tema de educación hacia finales de 2018. Con este programa se otorgaron 1.027 cupos para financiar estudios de doctorado de personas de todos los departamentos del país, 683 cupos en universidades públicas y 344 cupos en universidades privadas.

La segunda, es la Convocatoria 909-20215 conocida como “Soy Profe y quiero ser PhD para hacer la diferencia”. A esta convocatoria se le destinaron cerca de 60 mil millones de pesos del Presupuesto General de la Nación. Tuvo una gran acogida y se presentaron 1.684 profesores universitarios de planta (tiempo completo o medio tiempo), profesores de cátedra y ocasionales. El año pasado, desde Minciencias, seleccionamos 236 candidatos y este año articulamos esfuerzos al interior del ministerio, por lo que anunciamos la financiación de 300 profesores adicionales. Poder apoyar en total a 536 profesionales y fortalecer con esta iniciativa el SNCTeI nos llena de satisfacción.

De otro lado, este año contamos con el estudio “Evaluación de impacto de la política de formación de capital humano de alto nivel: programa de créditos condonables para formación doctoral 1992-2018”. Dicho estudio fue contratado por Minciencias y realizado por la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo-Fedesarrollo que evidencia resultados, conclusiones y recomendaciones de gran relevancia de este programa para el país. El estudio evidencia que, durante los últimos años en Colombia, el incremento en la formación de doctores en el país ha sido notable. El país pasó de 913 beneficiarios a nivel de doctorado en el periodo 1992-2008 a 3.558 en el período 2009-2020. Ahora, a nivel de maestría, de 1.952 beneficiarios a 12.954 en los períodos respectivos. Esta inversión en Colombia se traduce en un incremento de 1,5 doctores graduados por millón de habitantes en el año 2000, a 3 en 2008 y a 12,6 en 2016. Por otra parte, y según el Sistema Nacional de Información de Educación Superior (SNIES), se pasó de tener 8 programas de doctorado activos en Colombia en 1993, a 86 en 2008 y a 382 en 2019.

Según el análisis realizado por Fedesarrollo, los doctores reciben un mayor salario con respecto a aquellos que no alcanzan este nivel educativo y, a su vez, realizan un mayor número de publicaciones científicas. Además, cuentan con mejores condiciones laborales, puesto que más del 92,6% de los doctores se encuentran empleados y más del 95% están formalizados. La inserción laboral, según la encuesta realizada por Fedesarrollo, es principalmente en la academia (86.43%), mientras que en el sector empresarial y en el sector público es del 6.81% y 6.76%, respectivamente. Si bien existen aspectos por mejorar, actualmente los doctores en Colombia cuentan con mejores oportunidades y estabilidad laboral.

El estudio de Fedesarrollo evidencia los avances importantes en el acceso a formación de este tipo de la población y en la consolidación de un sistema de ciencia, tecnología e innovación en el país. Además, que responda a las necesidades de la academia, del sector productivo, del sector público y de la sociedad en general.

Entonces, tanto los resultados de la evaluación de impacto como las cifras alcanzadas en el cuatrienio a través de los diferentes programas de fomento a las vocaciones y formación científica, evidencian la importancia de trabajar desde los primeros años de vida de niños, niñas y jóvenes, así como promover la formación de alto nivel en CTeI para hacer de Colombia una sociedad basada en el conocimiento.

 

Hacia la consolidación de una Colombia basada en el conocimiento

Por
Tito José Crissien

Desde su creación, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha enfrentado muchos retos. Estos retos van desde el desafío de garantizar su permanencia y longevidad, superando los obstáculos para sancionar en 2021 la Ley 2162, hasta la consolidación y logro de avances en temas como la reactivación económica, la mitigación de los impactos de la pandemia generada por el COVID-19, la implementación de las recomendaciones de la Misión Internacional de Sabios (MIS) y la alineación de la gestión de la entidad con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Con la firma del Decreto de Gobernanza del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación hecha por el presidente Iván Duque, como lo propuso la MIS, avanzamos en buenas prácticas relacionadas con marcos normativos, y mejoramos los esquemas de gobernanza de la ciencia, la tecnología y la innovación en Colombia. A su vez, permitimos la articulación de visiones compartidas en temas estratégicos del sector, en políticas e instancias regionales, y la interrelación con otras instancias que compartan los mismos propósitos.

Se conformó el primer Consejo Científico Nacional (CCN) con diez consejeros, cinco mujeres y cinco hombres que cuentan con reconocida trayectoria científica y méritos académicos. Ellos orientarán al gobierno desde sus investigaciones en diferentes focos del conocimiento propuestos por la MIS. Este es, sin duda, un hito para la ciencia colombiana, que día a día se fortalece para impulsar la transferencia y la apropiación social del conocimiento.

Por otro lado, alcanzamos la cifra histórica de 4.075 becas de doctorado otorgadas. El ministerio apoyó esas más de cuatro mil becas para formación de doctores en el país y en el exterior, las cuales aportan a la construcción de un país innovador, competitivo y sostenible en el marco económico, social y ambiental. Lo anterior representa un avance del 92.47 % de la meta del cuatrienio.

Esto se logró a través de convocatorias para doctores en el exterior, convocatorias nacionales, “Soy profe y quiero ser PhD para hacer la diferencia”, convocatorias financiadas con recursos de regalías y con aliados como COLFUTURO, FULBRIGHT, ICETEX, entre otros. Así mismo, apoyamos a los doctores en su proceso de formación a través de los proyectos de investigación, desarrollo tecnológico e innovación (I+D+i) financiados por el ministerio

En el camino hacia la innovación y la competitividad, el ministerio ha apoyado 658 estancias posdoctorales (82.25 % de la meta del cuatrienio), a través de la convocatoria “Programa de Estancias Postdoctorales en entidades del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e (SNCTeI) 2019-2020”; proyectos para formación capital humano de alto nivel en regiones; estrategia Minciencias-Fulbright; convocatoria formación en CTeI para la reactivación económica en el marco de la pospandemia 2020; banco de financiables de esta convocatoria para 2021. El 48 % de estas estancias se ubican en áreas de conocimiento de ingeniería, tecnología y en ciencias naturales.

En la misma línea estratégica para la formación de doctores en el país y atendiendo el llamado de los jóvenes al gobierno nacional en temas de empleabilidad, emprendimientos, cultura, medioambiente entre otros, el ministerio ha apoyado 3.255 jóvenes investigadores e innovadores (resultado superior en un 33 % a la meta del cuatrienio). Esto se logró a través de estrategias como Jóvenes Salud, banco de elegibles Conectando Conocimiento, programa piloto Mujer+Ciencia+Equidad y estrategias de gestión territorial.

Los avances de Colombia Científica han marcado otro hito para el país al contar con más de $150 mil millones de pesos de inversión en 8 programas de investigación. Los cuales han sido desarrollados a través de alianzas entre los 150 actores del SNCTeI que se mencionan a continuación: 60 instituciones de educación superior, 31 organizaciones del sector productivo y 59 instituciones de educación y de investigación extranjeras con la gestión de Minciencias.

Además, se resalta el cumplimiento en las recomendaciones brindadas por la aMIS en los focos temáticos de energías sostenibles, ciencias sociales y desarrollo humano con equidad, ciencias de la vida y de la salud, biotecnología, bioeconomía y medio ambiente.

Asimismo, fortalecer y expandir la Red Nacional de Laboratorios regionales se convirtió en una realidad a través de la red nacional de laboratorios regionales que logró consolidar su potencial de prestar servicios científicos y tecnológicos para atender problemáticas asociadas con agentes biológicos de alto riesgo para la salud humana.

De la misma manera, a través de 57 proyectos de I+D+i se apoyaron 93 laboratorios a nivel nacional con recursos por $301.000 millones ($253.000 millones del SGR y contrapartidas de entidades ejecutoras por $ 48.000 millones).

A la fecha se han entregado 31 laboratorios pertenecientes a 17 proyectos de la convocatoria en 13 departamentos del país. Y cerca de 22 millones de habitantes que pertenecen a estas regiones se beneficiarán. La inversión de estos laboratorios entregados supera los $ 102.000 millones.

En este mismo sentido, se puso en marcha la movilización nacional “Mincienciatón” para generar soluciones en el corto plazo a las problemáticas de salud pública relacionadas con la pandemia del COVID-19 y otras Infecciones Respiratorias Agudas (IRA).

Entre 2020 y 2021 el ministerio financió 25 proyectos de investigación y desarrollo tecnológico, a través de los cuales se apoyaron 18 hospitales, 6 secretarías de salud y 1 instituto de salud, principalmente. Se obtuvieron productos como: desarrollo y evaluación de un bionanosensor portable, ultrasensitivo y de respuesta rápida para el diagnóstico y seguimiento del SARS-CoV-2 (Sensum SARS-CoV-2); el diseño, manufactura y validación de una cámara/camilla despresurizada para el aislamiento de pacientes infectados con el virus COVID-19 y la protección del personal de salud; desarrollo a escala piloto de una membrana de filtración basada en nanofibras para el manejo de pacientes con IRA o COVID-19.

En materia de Beneficios Tributarios también hicimos país. Asignamos $ 4.87 billones a empresas por hacer inversión en CTeI, fortaleciendo la innovación en el sector empresarial y contribuyendo a la reactivación económica del país. Esto representa el 92% de la meta del cuatrienio en el Plan Nacional de Desarrollo ($ 4.8 billones). En cifras, son un total de 495 empresas en este periodo (277 grandes, 136 medianas, 61 pequeñas y 21 microempresas). Así, se alcanzó el 1 % de inversión en CTeI como porcentaje del PIB.

Finalmente, desde el Minciencias asignamos y ejecutamos recursos de regalías para CTeI. El Órgano Colegiado de Administración y Decisión (OCAD) de Ciencia, Tecnología e Innovación del SGR, aprobó $ 3.1 billones para financiar 761 proyectos en el marco de las Convocatorias Públicas, Abiertas y Competitivas.

Así mismo, se aprobaron los términos de referencia de 26 convocatorias con un presupuesto de $ 3.6 billones ejecutadas en los planes de convocatorias para los bienios 2019-2020 y 2021-2022. Inicialmente, en el Plan Bienal de Convocatorias 2019-2020 se ejecutaron 12 por un total de $2,4 billones y se aprobaron 506 proyectos por $1,75 billones.

Por su parte, en el Plan Bienal de Convocatorias 2021-2022, hay 14 abiertas para un total de $ 1,2 billones; además, se aprobaron 148 proyectos por $526 mil millones. Es así, con hechos, que hemos y seguimos trabajando para la consolidación de una Colombia basada en el conocimiento.

El ADN de MinCiencias es la Misión Internacional de Sabios

Por
Humberto Rosanía Ortega

El 5 de diciembre de 2019, el Sr. presidente de la República de Colombia, Iván Duque Márquez, recibió de manos de la Misión Internacional de Sabios (MIS) una serie de propuestas como consecuencia del análisis que este selecto grupo de expertos,nacionales e internacionales le entregó al país. La consigna era diseñar una estrategia de crecimiento orientada hacia una sociedad del conocimiento. Aunque la MIS fue convocada por el gobierno que lidera el presidente Iván Duque, es consenso de todos que su estructura, participación y desarrollo trascienden desde el gobierno nacional hacia el seno del tejido social del país.

En ese orden de ideas, en la medida en que la empresa, la sociedad y la academia se sigan empoderando y apropiando de las propuestas que surgieron de sus propias visiones integradas a otros vértices de la sociedad, en esa misma medida esta hoja de ruta planteada por representantes antes de la academia, gobierno, empresarios y la sociedad civil no sucumbirá ante los vaivenes de la política o la coyuntura nacional. Por el contrario, las fuerzas vivas de Colombia permitirán que este ejercicio de país se consolide en ejemplo de unión entre los diversos sectores de la sociedad. Bajo un acuerdo para el desarrollo y la continuidad de políticas públicas y, ¿por qué no?, hacia la consecución de políticas de estado transformadoras.

Durante las deliberaciones de los expertos, los empresarios, las instituciones de gobierno y representantes de la sociedad civil, existía el temor que, pese al esfuerzo y empeño que le poníamos a esta gesta, todo quedase en letra olvidada. Sin embargo, haber culminado la (MIS) durante los primeros años de gobierno permitió que hoy la implementación de las propuestas esté en marcha y a todo vapor. En efecto, aquellas recomendaciones que se erguían como fundamentales hoy son parte integral del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI), así como la consolidación del propio Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de (Minciencias).

Ahora, Minciencias bajo el liderazgo del ministro Tito José Crissien logró perfeccionar la arquitectura interinstitucional del sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación (CTEI). En principio, se afianzó el ministerio en sí, pues este se encontraba amenazado porque la Corte Constitucional lo declaró inexequible con efectos diferidos por vicios de forma. De modo que, quedó en manos del propio ministerio crear un nuevo proyecto de ley que le garantizara longevidad a la nueva cartera. Fue así como el 6 de diciembre de 2021 se sancionó la ley 2162 por medio de la cual se crea el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación en Colombia.

En efecto, en diciembre del 2021 también quedó aprobado el CONPES 40692. Está fundamentado en el modelo de la cuádruple hélice (academia, empresa, estado, sociedad), tiene como columna vertebral los ocho focos de la MIS: tecnologías convergentes e industrias 4.0; energías sostenibles; biotecnología; medio ambiente y bioeconomía; ciencias sociales y desarrollo humano; océanos y recursos hidrobiológicos; ciencias de la vida y de la salud; industrias culturales y creativas; ciencias básicas y del espacio. También busca implementar, en los próximos diez años, acciones habilitantes y de gestión que dispondrán de una inversión indicativa de 1.15 billones de pesos. A esta financiación se suma la relacionada para CTEI respecto a beneficios tributarios y aquellas financiables vía el Sistema General de Regalías para 2022-2031 por más de 30 billones de pesos, que impulsarán una economía sociedad basada en el conocimiento.

Es importante resaltar que la arquitectura jurídica del sistema de CTEI también se vio robustecida a partir de la expedición del decreto 1666. Dicho decreto plantea un modelo de gobernanza claro para el sistema y permite que, en lo sucesivo, los gobiernos cuenten con una instancia encargada de asesorar institucionalmente sobre temáticas coyunturales o estructurales de interés nacional. Lo que proporciona recomendaciones desde la ciencia, tecnología e innovación para favorecer la toma de decisiones basadas en evidencias científicas por parte de los dirigentes, tal cual lo planteó la MIS en 2019.

A medida que el ministerio avanzaba en el perfeccionamiento de la arquitectura jurídica del SNCTEI, también convocó a varios de los expertos participantes de la MIS con el fin de priorizar las iniciativas a financiar. Puesto que cada uno de los ocho focos plasmó diversas propuestas financiables, estas iniciativas se verterían en cinco misiones específicas que pretenden cumplir tres retos fundamentales.

Entonces, la pregunta que quedaba por resolver era ¿por dónde empezar? Expertos de cada foco priorizaron las propuestas y áreas que resultaron en convocatorias a ser financiadas a través del Sistema General de Regalías. Estas convocatorias buscan favorecer la creación de ecosistemas científicos sostenibles y orientados por misiones. De modo que den respuestas a la estrategia general plasmada en los 10 volúmenes presentados por la MIS en diciembre de 2019. En consecuencia, el ministerio lanzó convocatorias para el apoyo a programas de I+D+i que contribuyen a resolver los desafíos establecidos en el área de ciencias de la vida y de la salud. Asimismo, promovió convocatorias para el apoyo a proyectos de I+D+i para la transición energética, basadas en la aplicación de resultados de investigación, adopción o adaptación de tecnologías convergentes. También realizó convocatorias para la innovación y transferencia de tecnologías enfocadas en industrias 4.0. Se consolidaron convocatorias priorizando las ciencias básicas y del espacio para fortalecer el proceso de construcción del conocimiento científico en el país, así como sus potenciales aplicaciones. Bajo la mirada del arte como forma de conocimiento, Minciencias lanzó una convocatoria para promover la formulación de políticas públicas en I+C, así como la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial.

Esta cartera, que reconoce a Colombia como potencia bioceánica, también planteó una convocatoria para la generación de conocimiento que contribuya con el fomento de las ciencias del mar y los recursos hidrobiológicos de los océanos y aguas continentales. Además de otras convocatorias para contribuir a la implementación de la estrategia de universalización de la educación en el país para atención a la primera infancia, educación básica y media en concordancia con lo planteado por el foco de ciencias sociales y desarrollo humano con equidad.

Si bien estas convocatorias e iniciativas vienen dando sus primeros resultados positivos como el incremento en la financiación de doctorados, la creación de 126 nuevos bioproductos, 20 expediciones científicas, 10 colecciones biológicas, la decisiva implementación de un programa de diplomacia científica, 120 invenciones apoyadas en PI, 7 proyectos de turismo de naturaleza, 43 proyectos científicos de desarrollo local, 19 propuestas de creación spin-off (período 2020-2021), 75 programas y proyectos de I+D+I (período 2020-2021) sumado a los resultados de los bancos de proyectos financiables por desarrollar; somos conscientes que aún queda mucho por hacer. Tanto así que sería necio pretender agotar —en tan solo un par de años transcurridos— una estrategia de país que tiene un horizonte con prospectiva a 25 años e involucra tanto a todas las carteras del gobierno, como a los demás vértices del tejido social como lo son la academia, el sector productivo y la sociedad civil.

Finalmente, anhelamos que la MIS se yerga como una política de estado y siga siendo acogida, respetada, implementada y, por supuesto, actualizada y mejorada. Que lo hagan aquellos tomadores de decisiones que, con voluntad política, tendrán a su criterio mantener el rumbo que fue delineado a partir de un ejercicio genuino del tejido social de Colombia y que, además, fue plasmado por los expertos de la MIS. Es un hecho que su implementación y futuro hoy cuentan con unos resultados palpables y con unos cimientos sólidos para continuar hacia adelante en la consigna de encausar el país hacia una sociedad basada en el conocimiento.